Visita mi Calendario de Carreras 2019 y no te pierdas ninguna en Monterrey

El ritmo de vida en el que vivimos muchas veces nos lleva a incorporar (a veces sin darnos cuenta) determinados hábitos negativos que si no los detenemos, tarde o temprano nos pasarán factura.

  1. No desayunar

¿No tienes tiempo o no te da hambre? ¡Reconsidéralo! Las personas que desayunan de manera equilibrada, tienen más reservas de nutrientes, menos grasas y menos colesterol. Además enfrentan el día con menos ansiedad y evitan atracones a media tarde.

Para lograr desarrollar este hábito debes:

  • Hacer del desayuno tu prioridad, organiza tu horario para que puedas hacerlo. Por ejemplo, levantarte un poco más temprano.
  • Tener preparado desde la noche anterior algo sencillo y práctico, para llevarlo en el camino y tomarlo más tarde.
  • Si no te da hambre, ir incorporando los alimentos en pequeñas cantidades, será cuestión de irte acostumbrando.
  1. No cuidar la vista

Imposible vivir sin computadoras, teléfonos, tablets y televisión ¿cierto? Sin embargo, tus ojos lo resienten. La vida moderna nos obliga en ocasiones a pasar mucho tiempo frente a las pantallas. Esta demanda visual excesiva trae muchos problemas, como tener la vista cansada, ojos secos, dolores de cabeza, etc. por eso debemos siempre:

  • Tener una buena iluminación al utilizar estos aparatos.
  • Hacer pausas cada media hora.
  • Cerrar los ojos por lo menos un minuto por hora.
  • En caso de que sea necesario, aplicar lagrimas artificiales.
  1. No hacer ejercicio

El sedentarismo es uno de los factores que debes empezar a cambiar ya. No hacer ejercicio es el segundo factor de riesgo más fuerte para la salud, solo detrás del tabaquismo. Si no haces ejercicio, se debilitan tus huesos, pierdes masa muscular, te falta energía, aumenta el riesgo de problemas del corazón y osteoporosis ¿Necesitas más razones?

  • Sal a pasear con tu perro.
  • Utiliza menos el ascensor y más las escaleras.
  • Practica algún deporte.
  • Inscríbete a alguna clase grupal que te llame la atención.
  • Procura por los menos 30 minutos diarios de actividad física.

¿POR QUÉ RENUNCIAMOS A LA VIDA SALUDABLE?

  1. No saber relajarte

El estrés es una tensión innecesaria que daña tu organismo. Si bien en situaciones de peligro te ayudará a defenderte, en tu día a día lo único que hace es perjudicarte. No siempre podemos evitar el estrés.

Hay situaciones que no dependen de nosotros, que son parte de la vida y que nos preocupan. Pero si podemos aprender a relajarnos:

  • Respira… y piensa que cada vez que el aire entra en tu cuerpo, te da una sensación de tranquilidad y relajación.
  • En cada exhalación imagina que se lleva toda la tensión y angustia.
  • Haz una rutina breve de estiramientos y siente como los músculos se relajan después de cada movimiento.
  • Sal a caminar o escucha algo de música, realiza de manera esa actividad que sabes te hará cambiar tu estado de ánimo.
  1. No usar bloqueador solar

La exposición moderada al Sol es recomendable, te ayuda a la producción de vitamina D y a elevar el ánimo. Pero permanecer mucho tiempo bajo la radiación solar es peligroso, es causa de envejecimiento prematuro, líneas de expresión, manchas y cáncer de piel. Todo esto se puede evitar si se utiliza un bloqueador solar.

  • Toma en cuenta tu tipo de piel, si es grasa, seca, mixta o normal.
  • Si vas a playa o hace mucho Sol, usa algún producto con un factor de protección solar mayor a 50.
  • Si vas a sudar mucho o a nadar, utiliza el que sea a prueba de agua.
  • Deberás aplicarlo sobre la piel seca 30 minutos antes de la exposición para que actúe mejor.

¿Con cuáles de estas actividades te identificaste? El objetivo es tomar conciencia, hacer algo al respecto y así poder disfrutar de una vida saludable sintiéndonos muy bien!

7 claves para cuidar tu peso durante el embarazo
3 beneficios del café que debes conocer

Tu opinión es importante:

banerA