Visita mi Calendario de Carreras 2019 y no te pierdas ninguna en Monterrey

El fin de año se acerca y es momento de hacer un recuento de todo lo bueno y lo malo que hemos hecho durante estos doce meses. También, es momento de preguntarnos cuáles metas o propósitos deseamos integrar a nuestra vida.

Mejorar en el trabajo, viajar, tener un coche nuevo son metas comunes e importantes, pero todo eso no será posible de obtener y disfrutar si no tenemos una buena salud.

  1. Hacer más ejercicio

Realiza al menos 30 minutos de ejercicio diario con un mínimo de tres días a la semana y verás la diferencia. Te sentirás mejor con tu cuerpo y mente. Descansarás más y tendrás mejor humor.

  1. Comer más frutas y verduras

Seguir una dieta sana y equilibrada es el pilar de la forma en que te ves y te sientes. No quiere decir que te vuelvas vegetariano o ultra orgánico, solamente trata de aumentar el consumo de vegetales y frutas así como disminuir el azúcar y grasas saturadas. Aunque no lo creas esos pequeños cambios hacen una gran diferencia.

  1. Acudir a una revisión médica

Algunas veces por pereza y otras porque no queremos invertir en eso, pero la verdad es que en muchas ocasiones gastamos el dinero en cosas irrelevantes y posponemos lo que debe ser una prioridad: la salud. Establece el propósito de acudir a una revisión médica general, te ayudará a conocerte mejor y prevenir futuras enfermedades.

¿CÓMO CONVERTIR UN DESEO EN UN HÁBITO?

  1. Dejar de fumar

Iniciar un nuevo año nos ayuda a mentalizarnos para abandonar la adicción al tabaco. No solo es una cuestión estética o social, el principal motivo eres tú: disminuir el riesgo de cáncer, enfermedades coronarias, bronquitis, etc.

  1. Dedicar un tiempo solo para ti

Procura tener un espacio para hacer lo que a ti te gusta, mímate de vez en cuando, acude a un masaje, visita a tus amigos, ten un hobby que disfrutes. Con tantas obligaciones, el trabajo, los niños, la familia, a veces nos olvidamos de nosotros mismos y esto solo conduce al stress y problemas de ansiedad.

Para que estos propósitos se cumplan y no queden solamente en buenas intenciones es importante poner toda nuestra voluntad y una buena actitud. No trates de hacerlo perfecto desde el primer día, si fallas vuelve a intentarlo. Es un camino de transformación para toda la vida y créeme que vale la pena el esfuerzo.

Tu recompensa: una mejor calidad de vida, llena de bienestar, energía y entusiasmo.

¡Feliz Año Nuevo 2016!
¿Cómo convertir un deseo en un hábito?

Tu opinión es importante:

banerA