Por diciembre 26, 2015
salud

Visita mi Calendario de Carreras 2017 y no te pierdas ninguna en tu localidad.

Empezar un cambio de hábitos es sencillo, la motivación se encuentra a tope y los propósitos de cambiar al máximo. Pero conforme pasa el tiempo, la vida diaria y algunas circunstancias nos van complicando el proceso.

Para que nunca renuncies a tu vida saludable y mandes a la borda tus esfuerzos, comparto algunas de las causas más comunes del porqué las personas dejan de intentar mejorar sus hábitos, así como recomendaciones de qué hacer frente a ello:

  1. Quiero resultados rápidos y sostenidos

 Con tanta publicidad que promete hacerte bajar 8 kilos en 2 semanas es normal que creamos que nuestro cuerpo no funciona correctamente o que no tenemos la estrategia adecuada, en realidad es todo lo contrario. Reducir medidas y grasa de manera constante y sostenida nos garantiza un cambio permanente. Celebra las pequeñas metas y continúa con tu plan.

  1. ¡Tengo hambre!

 Alcanzar nuestro peso ideal no debe hacernos pasar por hambre. El problema es que elegimos los alimentos incorrectos de los cuales no podemos consumir la cantidad adecuada para satisfacer el apetito sin que nos perjudiquen. Ejemplo: Las cantidades que representan 100 calorías de papas fritas vs 100 calorías de vegetales son muy diferentes. No debes pasar hambre si eliges los alimentos que te convienen.

  1. Extraño mis comidas favoritas 

Cuando tenemos un plan alimenticio con muchas restricciones es normal sentirnos limitados y caer en la tentación más pronto. Por eso darte un gusto de vez en cuando no afecta tu progreso. Si el 90% de tu alimentación es buena, puedes darte ese gusto. Además existen muchas recetas para transformar tus comidas favoritas en versiones más saludables sin quedarte con el antojo. 

  1. No me gusta el ejercicio

No todas las personas tienen el gusto natural por el ejercicio así que la idea de pasar una hora en la caminadora no les resulta muy agradable. Si este es tu caso piensa en todas las posibilidades que existen: caminar en intervalos, yoga, correr, kickboxing, ciclismo, crossfit, etc. Elegir lo que te gusta, hacerlo divertido e inscribirse a un grupo o gimnasio ayuda mucho a la motivación.

  1. Lo he intentado todo y nada funciona

Alimentarte sanamente y hacer ejercicio funciona pero puede ser que estés saboteándote sin darte cuenta. No olvides leer las etiquetas de los productos, no siempre los productos son tan saludables como dice la imagen. Cuida los alimentos que comes sin pensar, frente al refrigerador, o a las prisas, las bebidas que tomas, las porciones, a veces no somos consientes de los pequeños detalles que te perjudican.

Dice la frase: “Cuánto lo quieres es cuánto lo puedes”.  Lograr un cambio permanente es un proceso, así que si caes vuelve a empezar, siendo consciente de los obstáculos que te acechan en tu entorno y motivándote a seguir buscando el propósito todos los días.

¡Tú puedes, no renuncies!

 SIETE HÁBITOS DE LA GENTE SALUDABLE

La opinión contenida en este artículo es personal, no como profesional de la salud sino en calidad de recomendación y es responsabilidad de quien lo aplica. No pretende diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Queda expresamente prohibida su reproducción y/o modificación parcial o total.

¿Cómo convertir un deseo en un hábito?
¿Cómo tomar agua si no me gusta?

Tu opinión es importante:

banerA


¡Sígueme!