Tener muchos años practicando algún deporte o ser talentoso en tu actividad física no es suficiente para hacerte llamar un buen deportista. En mi opinión, para que eso sea posible, es necesario que ese talento y años de experiencia, se acompañen de los siguientes principios:

Muchas veces invertimos en un buen par de tenis y no nos preocupamos por complementarlas con unos calcetines de deportista que puedan ayudarnos a reducir heridas y otras molestias durante entrenamientos y carreras. 

Hace más de 50 años que las prendas compresivas se inventaron en el campo de la medicina para mejorar la recuperación de los tejidos y la circulación sanguínea en el postoperatorio de pacientes.

Correr es un deporte sencillo de practicar, no necesitas suscribirte a un gimnasio ni comprar algunos aparatos costosos para hacerlo. Con solo ponerte un calzado apropiado, ropa cómoda, y listo, ¡a correr!

La creatina es una sustancia química que se encuentra presente en forma natural en el cuerpo, principalmente en los músculos.

Seguramente si eres deportista ya has escuchado o bien usado los famosos “geles” o gomitas energéticas. Cada vez cobran más popularidad debido a que sabiendo utilizarlos son de GRAN ayuda en tu desempeño deportivo. 

¡Felicidades! Decidiste dejar de caminar para empezar a correr. Es un gran paso, no solo para tu salud cardiovascular sino para tu resistencia física y mental.

Si tu objetivo es que tu vientre luzca firme y tonificado es importante que sepas cómo entrenar tus músculos abdominales.

El sobreentrenamiento es una situación que se puede dar en los deportistas y resulta peligroso si no se detecta a tiempo, a veces llega sin que nos demos cuenta y si seguimos entrenando a pesar de eso, después es muy difícil recuperarnos.

¿Recuerdas ese ejercicio cuando éramos niños donde antes de hacer la clase de educación física debíamos tocar las puntas de los pies y permanecer allí 20 segundos?