Visita mi Calendario de Carreras 2018 y no te pierdas ninguna en tu localidad

Seguramente has oído hablar de los jugos o smoothies verdes, en los últimos años han adquirido gran popularidad por su practicidad y valor nutricional, pero este auge ha dado pie a que se mal entienda el concepto de un licuado verde y se cometan algunos errores.

En internet hay muchísimas recetas pero no todas son buenas, incluso hasta podrían perjudicar a las personas que padezcan alguna enfermedad como diabetes o que busquen bajar de peso.

Algunas sugerencias están cargadas de azúcar y calorías, provocando que creamos que estamos haciendo un bien cuando en realidad estamos truncando nuestro esfuerzo de sentirnos mejor, bajar grasa o tener excelente salud.

Entonces…

Paso 1: Elegir la fruta
 y los vegetales.

  • Elige un tipo de fruta, máximo dos, pero no más! Mezclar más de dos tipos de fruta lo convierte en un coctel cargado de fructuosa. Debe ser únicamente 1 porción de ½ a 1 taza aprox.
  • Las frutas pueden ser frescas o congeladas: plátano, pera, kiwi, piña, cerezas, mango, aguacate, frambuesas, arándanos, etc. congeladas no cambian su valor nutricional.
  • Los vegetales son básicos! Espinaca, Kale, pepino, apio, nopal, betabel, zanahoria, etc. Elige de 1 a 3 máximo combinados y de 1 a 2 tazas como porción.

Paso 2: Escoger una base

Añade 1 o 2 vasos de líquido. Pero debes evitar los lácteos o jugos de fruta. Para hacer un smoothie FIT los líquidos deberán ser:

  • Whey protein con agua
  • Leche de almendra “unsweetened” sin azúcar.
  • Té verde, rojo o blanco.
  • Agua de coco sin azúcar añadida.
  • Agua sola.

Paso 3: Añadir ingredientes extra:

 Si lo deseas puedes añadir otros ingredientes que aporten, nutrientes, textura o espesen al smoothie pero sin añadir calorías vacías ejemplo:

  • 1 cda de chía
  • 1 cda de linaza
  • Almendras o nueces
  • 1 cda de crema de cacahuate sin azúcar.
  • Avena (siempre y cuando no hayas consumido ya los carbohidratos que te corresponden)

Paso 4: Endulzar o aromatizar.

Añade endulzantes, hierbas o especias para darle sabor a tu gusto pero NUNCA con azúcar refinada.

En caso de que se requiera, puedes endulzarlo con Stevia si estás cuidando tu peso o con miel o miel de agave, si es recuperador del ejercicio o estás cargando carbohidratos para alguna competencia deportiva.

Aunque algunos endulzantes puedan ser sanos como la miel de abeja, no significa que sean bajos en calorías y de acuerdo al plan alimenticio y tus objetivos, la Stevia es la mejor opción.

También puedes optar por aromatizarlo con vainilla, hojas de menta o canela.

Paso 5: Puedes añadir potencia extra:

Para terminar el smoothie, puedes añadir alguno de los conocidos como “superalimentos” con grandes propiedades nutritivas como la espirulina, hemp, maca, bayas de Goji, polen de abeja o cacao puro en polvo. Y estas listo!

Siguiendo estos pasos te garantizo que tu smoothie cumple con las reglas de nutrición pero sin perjudicar tu peso. Son una opción muy saludable y pueden servirte para sustituir una comida si incluyen proteína (Vegan o Whey), puedes incluso prepararlos con anticipación y congelarlos, se pueden convertir en un excelente postentrenamiento. Estoy segura que te van a encantar! A disfrutarlos!!

Si esta información te pareció interesante, no olvides compartirla!

Gracias por estar aquí, nos leemos pronto.

GRANOLA casera: ¡rica y saludable!
¿Quieres un postre original y saludable? ¡Toronjas al horno!

Tu opinión es importante:

banerA

CategoryRecetas
Write a comment:

*

Your email address will not be published.