Después de descubrir mi intolerancia al gluten las ganas de seguir disfrutando de muchas recetas me volvieron una experta en la sustitución de ingredientes, convirtiendo mi cocina en una especie de laboratorio experimental.

¿Qué tal unos hotcakes para desayunar? El problema es que la receta original tiene demasiados carbohidratos simples y azúcar como para que sean una buena opción.