Después de descubrir mi intolerancia al gluten las ganas de seguir disfrutando de muchas recetas me volvieron una experta en la sustitución de ingredientes, convirtiendo mi cocina en una especie de laboratorio experimental.

Las grasas, así como las proteínas y los carbohidratos son uno de los macronutrientes que necesita nuestro organismo para funcionar adecuadamente.