No sabes por qué, pero cuando empiezas a sentir hambre, ¿siempre piensas en una quesadilla o una pizza con mucho queso?

Las grasas, así como las proteínas y los carbohidratos son uno de los macronutrientes que necesita nuestro organismo para funcionar adecuadamente.