La autoconfianza es un concepto que creemos evidente; pero muchos sentimientos, pensamientos y conductas se instalan en nosotros y parecen formar parte de nuestra personalidad, a tal exteemo que los consideramos como algo propio, natural.

¡Pero no es así! Para ayudarnos a recuperar la confianza en nosotros mismos contamos con seis valiosas herramientas, ponlas en práctica.

ACCIÓN

Realizar actividades que nos devuelvan la sensación de ser útiles, hábiles, capaces… Lo importante es buscarlas, identificarlas; no importa que en la búsqueda encontremos muchas que se nos resistan, no nos quedemos en ellas, sigamos buscando.

ACOMODO

Regular la necesidad de aprobación de los demás. Pensar de un modo correcto sobre las expectativas que los demás tienen de nosotros o nosotras, sin sobrevalorarlas o temerlas.

ACEPTACIÓN

Ajustar nuestro perfeccionismo. No tener miedo a equivocarnos, a cometer errores. Pensar que no somos perfectos y que eso es lo «normal». Que el compromiso es con nosotros o nosotras mismas, y es, hacerlo lo mejor que podamos.

AFRONTAMIENTO

Afrontar los miedos. La reacción natural al miedo es huir, pero esto no nos permite aprender y desarrollar capacidades. Hacerlo nos hará sentir que avanzamos y afrontaremos los nuevos temores cada vez con más autoconfianza.

AUTOESTIMA

Una autoestima equilibrada. Tener autoestima significa conocer, tanto tus cualidades como tus debilidades, y aceptarlas. Esta aceptación te ayuda a normalizar lo que no tenemos, nuestros fallos, ser consciente y valorar nuestras cualidades.

AUTOEFICACIA

Creencia personal de poseer la capacidad necesaria para realizar de manera exitosa la ejecución de conductas necesarias para obtener unos resultados. Aprendamos a identificar en cada situación la parte que depende de nosotros, y actuar poniendo nuestro empeño en la búsqueda de soluciones.

Fuente: Área Humana.

15 remedios contra el dolor de cabeza

Tu opinión es importante: