• febrero 25, 2021
  • Marlen Treviño
  • 0

¿Has sentido alguna vez que tienes una hiperexigencia excesiva en tu vida? Es un patrón característico de pensamientos, emociones y comportamientos que tienen como consecuencia la exigencia de la perfección y de un elevado estándar de desempeño.

El problema radica en unos rasgos de personalidad propios de los hiperexigentes que, sumados a una pobre capacidad para ser flexibles, establecer objetivos o manejar ciertas emociones y conductas, dan como resultado este complejo cuadro patológico. A la larga, aparecen síntomas que son de enfermedad.

SÍNTOMAS

Las personas hiperexigentes suelen desarrollar síntomas típicos que se pueden reconocer, como son el estrés y la ansiedad que se derivan por querer controlar lo incontrolable.

Su pronóstico tiende a ser pesimista y les cuesta confiar en los demás. Por eso son incapaces de delegar tareas, sobrecargándose con actividades que no podrán cumplir en un nivel adecuado al final de la jornada.

La hiperexigencia en tu vida redunda en pensamientos obsesivos, consumiendo gran parte del tiempo que se le quita a las actividades tomadas de manera extra, apareciendo la frustración por no alcanzar determinadas metas que, en un principio, ya eran de difícil cumplimiento.

CONSECUENCIAS

La hiperexigencia afecta a tu bienestar físico y mental. Altera tu estado de ánimo ya que es imposible mantener tal grado de presión sin que cambien las emociones.

También hay problemas de concentración y memoria debido al estrés constante y la falta de sueño. A esto se suelen asociar problemas de alimentación con tendencia a comer menos o más de la cuenta como estrategia para manejar la ansiedad.

El insomnio y la dificultad para descansar puede derivar en conductas adictivas hacia el alcohol, tabaco y otras drogas, sin mencionar los riesgos físicos de enfermedades orgánicas, dificultades sexuales y el aumento de la conflictividad interpersonal.

CÓMO SOLUCIONARLA

Cada caso es particular, si bien el primer paso es detectar los síntomas y tomar conciencia de su repercusión en nuestro bienestar integral, así como de la importancia y necesidad de disminuir o cesar el comportamiento autoexigente. La recomendación más precisa es acudir con un profesional de salud mental y emocional para recibir la atención adecuada a nuestra situación.

Fuente: Mejor con Salud.

¿Quieres deshacerte de viejos y nocivos hábitos, liberarte de bloqueos que te impiden avanzar, y recuperar tu autoestima y confianza?

¡Es posible y puedo ayudarte! 

Para más info y agendar cita envíame whatsapp: ✆ https://bit.ly/3acOVod.

Abrir chat
¿Te puedo ayudar?
¡Dale clic y contáctame!