Se ha vuelto común que familiares o amistades se sienten angustiadas por que la sospecha de que un ser querido haya caído en una adicción, ¿hay manera de saberlo?

Las señales alrededor de esta sospecha se perciben cuando el hábito de consumo ya existe; pero detectarlas a tiempo ayuda a intervenir para orientar al paciente hacia tratamiento.

No obstante hay que actuar con cautela, ya que muchas señales pueden corresponden a un momento de crisis, a una situación conflictiva, o simplemente están vinculadas a un momento evolutivo.

Las señales son posibles indicadores y no síntomas directos de la adicción. No porque observemos alguno de forma aislada debemos deducir esta certeza; es necesaria la existencia de forma conjunta de varios para mantener la sospecha.

  • Falta de interés: por todo aquello que no sea conseguir lo necesario para el consumo, todo lo que parecía motivarle antes, el trabajo, las relaciones, las actividades,  pasa a un segundo plano.
  • Cambio en los hábitos de cuidado personal.
  • Deterioro del estado de salud: empeoramiento del estado de salud general,  provocado por los hábitos de consumo y el estilo de vida. Adelgazamiento, cansancio, palidez.
  • Empeoramiento económico ante el aumento de las necesidades económicas debido al gasto que supone el hábito adictivo.
  • Cambios en el estado de ánimo: desde un decaimiento  o apatía poco habitual, o con un ánimo más caracterizado por la euforia.
  • Cambio en las relaciones socialestanto una tendencia al aislamiento, cambio de amistades, abandono de vinculaciones afectivas anteriores, despego de la familia; como aumento de la agresividad o la irascibilidad.
  • Incumplimiento de responsabilidades: desvinculación sobre aspectos que anteriormente suponían una responsabilidad para la persona, le es indiferente todo.
  • Cambios significativos en el estilo de vida: en los ritmos del sueño y vigilia, cambio de horarios.

No dudes en contactar con profesionales que puedan detectar la posible problemática de consumo y adicción para recibir orientación o alternativas de tratamiento.

Fuente: Aprovat.

5 consejos para cultivar sanas relaciones
Que no te falte Vitamina D

Tu opinión es importante:

banerA