Visita mi Calendario de Carreras 2019 y no te pierdas ninguna en Monterrey

El conocer por qué se originan las molestias digestivas nos ayudará a elegir la infusión más adecuada para aliviarlas.

Hinchazón y gases. Es la señal de que estás comiendo demasiado rápido y/o tomando alimentos muy flatulentos.

Ayuda: infusiones de angélica, clavo de olor, de anís o de hinojo antes o después de comer.

Pinchazos en la barriga. Suelen aparecer debido a los nervios aunque también por ingerir estimulantes como el café, el té…

Ayuda: infusiones de canela, melisa y hierba luisa.

Acidez de estómago. Responde a un exceso de secreción de jugos gástricos; afecta más a personas muy estresadas o que se medican con antinflamatorios. Si se come rápido o se consume alcohol, picantes o carnes grasas la situación se agrava.

Ayuda: infusiones de manzanilla, menta y tomillo.

Reflujo. Los jugos suben hacia el esófago porque la válvula de entrada al estómago no cierra bien. Es un problema que se intensifica si te acuestas justo después de comer o si comes demasiado.

Ayuda: infusiones de jengibre y boldo.

Regurgitaciones amargas. Si te parece que del estómago te sube un sabor amargo es que tu vesícula no elimina bien la bilis. Sucede si hay arenilla o piedras en la vesícula. Abusar de las comidas grasas las empeora.

Ayuda: infusión de alcachofa (preparando sus hojas en decocción), menta y lavanda.

Toma las infusiones después de comer, tibias y a sorbos, de lo contrario distienden el estómago.

Fuente: Saber vivir tv.

Atrévete a no gustar
Plantas para estimular la memoria

Tu opinión es importante:

banerA

CategoryBienestar