La vitamina D es clave para la salud y el bienestar. ¿Qué beneficios aporta?

Modula la inmunidad, lo que ayuda a prevenir las alergias, los trastornos autoinmunes y, según muchos investigadores, las enfermedades degenerativas. Protege frente a las infecciones causadas por virus y bacterias. En invierno reduce el riesgo de contraer la gripe y otros virus respiratorios.

Previene ciertos tipos de cáncer, como el de mama y el colorrectal. Estudios han relacionado su deficiencia con el insomnio, la ansiedad, la depresión y la intensidad de dolores neuropáticos y músculo-esqueléticos inespecíficos, así como la fibromialgia.

SÍNTOMAS POR DEFICIENCIA DE VITAMINA D

La deficiencia de vitamina D puede causar una variedad de síntomas. Raimund von Helden, médico con experiencia en la suplementación con vitamina D, los clasifica mediante el acrónimo M-A-N-O-S:

  • M de Músculo: Dolor, debilidad, calambres, temblores y hormigueos.
  • A de Adinamia: Debilidad, apatía, falta de energía, cansancio permanente y fatiga constante.
  • N de Nervios: Mareos, trastornos del sueño y la concentración, inquietud, ansiedad, cambios de comportamiento, deterioro de la coordinación e inestabilidad de pie y al caminar. La deficiencia favorece tanto el insomnio como la somnolencia.
  • O de Ortostasis: Trastornos circulatorios, dolor de cabeza, sensación de frío o de congelamiento en manos y pies.
  • S de Skeletal(esqueleto): Dolor en huesos y articulaciones que aumenta con el ejercicio, reducción de la masa ósea y huesos dolorosos al contacto.

SOLUCIONES AL NIVEL BAJO DE VITAMINA D

Para alcanzar la concentración necesaria se requiere una adecuada exposición diaria al sol, ingerir la cantidad suficiente de alimentos ricos en vitamina D, o tomar un suplemento vitamínico.

Se calcula que 15-20 minutos de exposición al sol puede generar (dependiendo de la estación, la latitud, el tipo de piel y la superficie expuesta) de 10.000 a 20.000 UI de vitamina D. El estilo de vida en espacios interiores hace que los niveles de vitamina D se hayan reducido drásticamente. La solución en la mayoría de los casos pasa por suplementar con vitamina D3 (colecalciferol).

Se puede optimizar la acción de la vitamina D mediante la administración de cofactores: vitamina A (5.000-10.000 UI), vitamina K2/MK-7 (150-200 mcg), magnesio (400-600 mg), boro (3-6 mg) y zinc (15-20 mg).

¡Y desde luego! Tener presente en la dieta alimentos que la aportan:

  • Pescados grasos, como el salmón y el atún se encuentran entre las mejores fuentes de vitamina D.
  • El hígado de res, el queso y la yema de huevo contienen cantidades menores.
  • Los hongos también aportan cierta cantidad de vitamina D

Fuente: Cuerpomente.

Señales para detectar una adicción
Consejos realistas para ser Productivo

Tu opinión es importante:

banerA