Visita mi Calendario de Carreras 2019 y no te pierdas ninguna en Monterrey

El calentamiento es una de las fases más importantes de la práctica de ejercicio, con el que músculos y sistema circulatorio se preparan para asumir un gasto de energía mayor del acostumbrado por mediación del sistema endocrino y su regulación hormonal.

Se trata de que el cuerpo pueda dar lo mejor de sí y que la inversión de esfuerzos conduzca a un rendimiento óptimo, minimizando el riesgo de lesiones y alcanzando mejores objetivos. El calentamiento eleva la temperatura de los músculos y acelera el ritmo cardíaco, procesos que permiten realizar una liberación de fuerza rápida y eficiente.

Calentamiento general

Su principal función es preparar a la mayor cantidad de músculos posibles para la actividad que vendrá, sin centrarse en un grupo muscular concreto. Es utilizado para que todo el cuerpo entre, de manera global, en una fase de activación y de optimización de la quema de calorías.

En este tipo de calentamiento se realizan movimientos que no suponen ejercer mucha fuerza, sino ejercicios que activan músculos repartidos por todo el cuerpo de intensidad media o moderada: caminar en la elíptica, o correr sin llegar a hacer sprint.

Calentamiento específico

En este se trabaja con los músculos y las articulaciones que están directamente involucrados en el tipo de ejercicio que vamos a realizar, es decir, ejercicio que luego haremos pero practicándolo con intensidad baja o muy baja. Si vamos a realizar press banca, se calienta levantando la barra con discos que pesen muy poco, de modo que podamos hacer muchas repeticiones.

Mientras que el calentamiento general se hace una vez y vale para toda la sesión, es recomendable realizar también varias fases de calentamiento específico cada vez que se cambie de actividad o de grupos musculares.

Calentamiento dinámico

Si los anteriores tipos de calentamiento se diferencian en el énfasis de las partes del cuerpo que involucran, el dinámico se distingue por poner en práctica procesos biológicos muy variados: fuerza, flexibilidad, propiocepción y equilibrio, control de la respiración, agudización de los reflejos, etc.

Apela a propiedades tanto físicas como psicológicas para entrar al estado físico y mental que nos preparará a funcionar del modo adecuado al momento de la actividad física en pleno, por ejemplo, hacer con intensidad media una serie de ejercicios sin pausa a través de un circuito.

Calentamiento preventivo

Es la puesta en práctica de instrucciones específicas indicadas por un profesional para prevenir una clase de lesión específica o el empeoramiento de una lesión existente.

Por lo mismo, es de baja intensidad aunque puede variar dependiendo del caso y del posible riesgo al que se enfrente quien practica deporte.

Fuente: Psicología y Mente.

Diferencias del entrenamiento de fuerza y el de volumen
¿En qué consiste el Entrenamiento Funcional?

Tu opinión es importante:

banerA